Google+

Mientras tanto, nosotros.

Mientras Nación y Ciudad se pasan la pelota para no hacerse cargo de nuestra seguridad, los porteños somos víctimas y únicos perjudicados en esta situación. El 19 de enero una fracción de la barra de Nueva Chicago tomó por         asalto las instalaciones del Hospital Santojanni buscando venganza, a causa de una disputa interna anterior. La situación fue desbordante para la planta del nosocomio y vergonzosa en materia de seguridad. En el lugar no había custodia policial.

En consecuencia, y ante la demanda de respuestas por parte de la opinión pública, el debate sobre las responsabilidades quedó reinstalado. Aunque como ya es habitual la pelota empezó a ir y venir. Se oyeron voces diciendo que la guarda de los hospitales la tiene el Gobierno dela Ciudad, otras hablando de una maniobra política para complicarle la gestión a Macri, pero nunca se oyó la voz más importante: la de la gente, que aún hoy se pregunta: “¿Y a nosotros, quién nos cuida?”.

Tan sólo 11 días bastaron para que la nafta volviera a derramarse. El lunes 30 de enero una empleada del Hospital Muñíz fue violada en el vestuario del mismo. Lo insólito y aberrante del caso es que no sólo era inexistente la custodia policial en el complejo sino que los vestuarios no contaban, siquiera, con el servicio de luz en funcionamiento. De todos modos, estos significativos hechos de inseguridad no llegaron a conmover a las altas esferas gubernamentales de Nación y Ciudad que continuaron en su postura de no diálogo y (des)articulación, en lugar de priorizar el diálogo en pos de garantizarle una mejor calidad de vida a los porteños.

En medio de estas tormentas, que a su modo también saben inundar y desbordar a nuestro querido Buenos Aires, y en plena disputa por el tema “subtes”, la ministra Garré anunció el retiro progresivo de los agentes federales que los custodian. El ministro porteño, Guillermo Montenegro, respondió con el paraguas abierto, hablando de decisiones no consensuadas y falta de diálogo. Sobre la situación dela Metropolitanadijo que “no tiene capacidad operativa” para suplir a los agentes federales en las 6 líneas de subte y el premetro.

Como si fuera poco, ayer,la Ministra Garréresolvió reunirse con Legisladores y Comuneros del Interbloque K para hablar sobre el modelo de seguridad que planea parala Ciudad.¿Y si empieza por hablar con Macri o Montenegro? Yo no sé si hay intencionalidad política, negligencia, falta de voluntad o incapacidad pero lo que sí se es que mientras ellos juegan con nuestra seguridad, nosotros somos espectadores sin privilegio de este penoso espectáculo que no pagan ninguno de los protagonistas políticos en cuestión, ya sean Garré, Macri o Montenegro.

La única verdad, que es la realidad, indica que somos nosotros quienes estamos pagando los platos rotos, a costa de la desprotección que ellos nos brindan. Y al igual que muchos porteños, creo que es hora de que tanto la dirigencia nacional como la local estén a la altura de la necesidad ciudadana, apostando por el diálogo y el consenso. Esperemos que de una vez por todas, estas disputas se terminen, y la racionalidad a la hora de negociar soluciones, termine ganando. Desde nuestro humilde lugar, nos ponemos a disposición para que la articulación entre Nación-Ciudad sea beneficiosa para todos los porteños.

 

                                                                                                                                                                                                                      Diego Kravetz