Google+

Ley 4008: Sobre las Empresas Recuperadas, y el veto de Macri.

Este jueves, los trabajadores de las Empresas Recuperadas de la Ciudad, se movilizaron hacia la Legislatura porteña en repudio al veto de la ley 4008, de mi autoría, sancionada el 17 de Noviembre de 2011. Esta ley, prorrogaba por 6 años la expropiación de 29 emprendimientos productivos, que en algunos casos, vienen trabajando (y venimos acompañando) desde 1998, a través del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER), con lucha, militancia, resistencia y por sobre todas las cosas, con trabajo. Las empresas recuperadas, fueron consecuencia del proceso de desindustrialización que empezó en el 76, durante el Proceso, y se profundizó en la década del 90, con el menemismo. Representando una luz de esperanza, para los que creyeron haberlo perdido todo. La ley 4008 que fuera vetada por el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, el pasado 23 de diciembre, fue sancionada con elacuerdo de todos los bloques de Legislatura -incluyendo al del PRO- para prorrogar la ley 2970, que a su vez ampliaba y reglamentaba la ley 1.529, vulgar y honrosamente para mí, denominada “Ley Kravetz”. A mí entender, el veto rompe con una política pública exitosa, que en la Ciudad mantuvo 2000 puestos de trabajo genuino, en contraposición a la política llevada adelante por el Ministro Cabrera, quien se encuentra al frente de la cartera de Desarrollo Económico, que al día de la fecha no  ha podido incentivar la creación de un solo puesto de trabajo en la Ciudad. Si bien sería lejana la posibilidad de que la “vieja patronal” reapareciera, este veto genera incertidumbre jurídica en los casos donde no se empezó el procedimiento de expropiación. Y a su vez refleja la inconsistencia del discurso PRO, asentado sobre la premisa del consenso. Ya que prácticas como éstas dejan en evidencia el autoritarismo que emplean a la hora de tomar decisiones. Desde nuestro espacio, brindamos nuestro pleno apoyo y acompañamiento a los compañeros trabajadores, y esperamos que desde el Gobierno de la Ciudad, se ofrezca una solución inmediata a este conflicto, que atenta contra el motor de la economía: los trabajadores.