La pelea por la pole no tiene tregua

macri y vidal
Mauricio Macri habló de los “panqueques”, lo que dio pie para que los massistas hicieran fila para responderle. Recordaron los que se “colgaron” de la boleta del Frente Renovador en la última elección y luego se “borocotizaron”.

Luego de que Mauricio Macri mencionara la palabra “panqueque” en referencia a su ex aliado Francisco de Narváez, el Frente Renovador apuntó sus cañones a quien ven como su principal adversario opositor. Varios massistas salieron a cuestionarlo como “lo peor de los ’90” y para afirmar que “panqueques” son los diputados macristas que fueron en la lista de Sergio Massa en 2013. Desde el macrismo respondieron que el acuerdo con De Narváez es “oportunista, sólo por la coyuntura electoral”, y los cruces siguieron y siguieron. De Narváez, en tanto, intentó mostrarse menos confrontativo con su ex aliado: “Hay que terminar con esta cuestión de la descalificación de las personas y las ideas. Hay muchas cuestiones de la Ciudad para imitar”. Quedó un tanto en offside con las críticas de sus nuevos aliados al jefe de Gobierno.

Macri y Massa disputan por quién tendrá la pole position en la carrera opositora por llegar al ballottage. Todo indica que tendrán más de un cruce en este año electoral. El acuerdo de Massa con De Narváez le cortó un posible aliado al líder del PRO, aunque los macristas aseguran que no estaban buscando ya ese acuerdo.

La disputa comenzó con la palabra “panqueque”. En un reportaje, el domingo, Macri les deseó suerte a los nuevos aliados a regañadientes, pero después comparó a De Narváez con una ex novia que “estuvo con 200 tipos más” y afirmó: “Llamalo a Alfonsín y preguntale a él si De Narváez no panquequeó”. También volvió a dejar pegado a Massa al kirchnerismo. Macri sostuvo que, en cambio, el PRO mantuvo la coherencia.

Desde el massismo sacaron la división Panzer para contestarle. “Panqueques son los legisladores que entraron colgados en la boleta de Massa en la elección de 2013 y su ‘borocotización’ en unos días. De hecho, el PRO no tiene personería partidaria en la provincia de Buenos Aires”, contestó el senador provincial Sebastián Galmarini, hermano de Malena Massa. “A Macri le contaron mal la historia, o su desesperación por encontrar un posicionamiento electoral lo lleva a colgarse de los pantalones de Massa”, sostuvo Galmarini.

Por su parte, el ex titular del Banco Central Aldo Pignanelli se mostró más duro: “Macri es una persona que está muy vinculada con los sectores empresariales beneficiados en la década de los ’90. Se puede tomar como indicio los asesores que lo rodean. Por ejemplo, (Carlos) Melconian, quien era ministro de Economía de Menem en la segunda vuelta, y ya sabemos lo que pasó. Melconian era uno de los que querían dolarizar en la crisis”.

El diputado Marcelo D’Allesandro, en tanto, dijo que “para considerarse parte de la nueva política hay que asumir los compromisos y no dar la espalda a los electores”.

“Yo creo que Macri quiere pasar con las ambulancias de la Ciudad por la provincia y no le va muy bien. Por eso dice eso”, sostuvo el coordinador del massismo porteño, Diego Kravetz, en alusión a la denuncia contra la vicejefa María Eugenia Vidal por la entrega de ambulancias porteñas a intendentes aliados en la provincia.

Desde el PRO les respondió el ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, quien advirtió que el acuerdo de Massa con De Narváez “es oportunista, sólo por la coyuntura electoral”. “Somos distintos a ellos, no digo mejor o peor, no hago juicio de valor, pero al menos somos coherentes. De Narváez ya estuvo en muchos espacios diferentes, nos gustaría saber cuáles son sus valores e ideas, ya que ha pasado de un lado para el otro”, indicó Grindetti. El vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, se mostró más cauteloso: “No me gusta que se metan en nuestras internas y no me meto en las internas de los demás. Cada uno es artífice de su propio destino”. En lo que parece la primera de varias batallas que librarán entre massistas y macristas, ayer hubo incluso réplicas a las réplicas. El massista Patricio Hernández sostuvo que “Grindetti es incoherente, dado que en 2013 había estado desesperado por conseguir la boleta de Massa para participar en Lanús”.

Por su parte, De Narváez optó por mostrarse no confrontativo con Macri, a quien los unió una relación de competencia durante sus años como empresarios, de alianza política intermitente hasta 2009 y de enfriamiento de las relaciones desde entonces. En 2013, sin ir más lejos, negociaron un nuevo acuerdo, pero Macri finalmente consiguió mejores lugares en la lista con Massa. En respuesta a las críticas de Macri, De Narváez sostuvo: “Nos deseó suerte, le deseo la misma suerte en la Ciudad. Hay muchas cosas para rescatar de la Ciudad que vamos a imitar en la provincia”. Y le pidió a Macri que no descalifique, una frase que parece copiada del diccionario del PRO. Como una gastada.

 

Por Werner Pertot
pagina12.com
13/01/2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *